Seleccionar página

Los efectos de la vitamina D (que en realidad es una hormona) van más allá del metabolismo óseo que conoces: interviene en el sistema inmunitario, en la cognición, en la estabilidad del sistema nervioso, y como veremos, podríamos decir que es una vitamina antienvejecimiento.

Diferentes estudios han encontrado niveles bajos de esta vitamina en diferentes poblaciones. Estas subcarencias, aunque no dan síntomas evidentes, incrementan la probabilidad de sufrir diferentes estados patológicos que de entrada podría parecer que no están relacionados con ella.

Para asegurarnos unos buenos niveles de vitamina D:

  • Tomar el sol unos 20 minutos al día.
  • Ingerir alimentos ricos en ella: pescados grasos, huevos, queso, caviar, hígado, o mantequilla.

En vegetarianos hay más probabilidad de sufrir un déficit, por lo que es recomendable que se expongan al sol más frecuentemente. También les hace falta más a la gente de piel oscura ya que sintetizan menos vitamina D por exposición solar.

tomar sol

 

De los diferentes estudios que se han hecho entre diferentes patologías y los niveles corporales de vitamina D (o su suplementaión) podemos resumir lo siguiente:

1. Los niveles bajos de esta vitamina se asocian a:

1.1 Mayor probabilidad de cáncer colorrectal y de mama. Su complementación reduce el riesgo de cáncer de hígado en un 49% (estudio).

1.2 Los niveles disminuidos también se han relacionado con un incremento del melanoma de piel. Qué paradoja que protegernos excesivamente del sol puede terminar reduciendo los niveles de vitamina D y aumentando un tumor que en teoría lo provoca el exceso de sol).

1.3 Más probabilidad de enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple o la diabetes.

1.4 Su deficiencia se asocia a mayor probabilidad de cualquier tipo de demencia, incluido el Alzheimer.

1.5 La gente de piel morena suelen tener niveles más bajos de vitamina D. Puesto que esta está involucrada en la síntesis de serotonina y dopamina, se ha postulado que la gente más pigmentada podría tener más probabilidad de sufrir enfermedades relacionadas con déficit de neurotransmisores , como la depresión. Por ello encontramos la llamada depresión invernal donde la bajada de vitamina D provocada por la falta de sol, provoca una sintomatología similar a la depresión.

2. Su suplementación es útil para:

2.1 En mujeres post menopáusicas previene fracturas y caídas al incrementar la fuerza muscular, a diferencia de complementar sólo con calcio.

2.2 También se ha observado disminución de la función cognitiva con niveles bajos, y la mejora de la demencia senil con su suplementación (estudio).

2.3 En artrosis reduce el dolor en tres meses y mejora del cartílago. La deficiencia  de vitamina D está relacionada con un mayor riesgo de progresión de la artrosis de rodilla (estudio).

2.4 En enfermedades autoinmunes inhibe la producción de linfocitos Th1, lo que reduce los síntomas. En estas enfermedades pueden observarse niveles más bajos de esta vitamina como podemos leer aquí, o incluso relacionarse con la progresión de la enfermedad (estudio).

2.5 2.5 Reduce la presión arterial en pacientes de diabetes tipo II (estudio).  La administración de vitamina D antes del año de edad reduce el riesgo a padecer diabetes insulino dependiente de adulto.

2.6 En este estudio, se observó en mujeres que, la ingesta de complementos de vitamina D reducía el riesgo a padecer esclerosis múltiple.

Melanoma

Melanoma

Un tema controvertido es su relación con el cáncer de piel. Si bien es cierto que el exceso de exposición al sol aumenta el riesgo de cáncer de piel, hay datos epidemiológicos que indican que la exposición al sol protegería del melanoma, mientras que la falta de sol (o de vitamina D) aumentaría el riesgo. Así, una exposición intensa al sol aumentaría el riesgo de melanoma, mientras que una exposición prolongada y suave lo prevendría.

En cuanto al uso de protección solar en crema para exponerse al sol, hay estudios que lo relacionan con la probabilidad de padecer melanoma (sobretodo si no contienen filtros UVA). No queda claro si es por una sensación de protección que te mantiene más tiempo expuesto, o por el tipo de piel.

Como decía al principio podemos considerarla una vitamina antienvejecimiento. Esto se debe a que se ha visto que niveles más elevados de ella se correlacionan con telómeros más largos para la misma edad biológica. Estos telómeros son las partes finales de nuestros cromosomas (material genético). Se sabe que estos van haciendo pequeños a medida que las células envejecen, indicando el numero de divisiones celulares. Por tanto, cuando más largos son los telómeros, más joven biológicamente se mantiene el organismo.

Así que no estaría mal tomar un suplemento en determinadas circunstancias. Una dosis de 1000 UI diarias es segura y más si se hace sólo a temporadas, como por ejemplo en invierno y en otoño. Si presentas una patología en las que se observa beneficio con su suplementación, una dosis de 2000 es segura tomada por tiempo continuado. La toxicidad por vitamina D es difícil con ingestas por debajo de 10000UI diarias como podemos leer aquí, pero por seguridad se ha establecido un límite de ingesta de 4000 UI diarias.

Otros post similares…

Recibe mis artículos en tu email!!!
Libre de spam.

¿Quieres saber cómo mejorar tu salud?

Suscríbete y recibe mis

post en tu email !!

Rellena el siguiente formulario para suscribirte.

Podrás darte de baja cuando lo desees.

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This