Seleccionar página

La adiponectina es una hormona secretada por el tejido adiposo que participa en el metabolismo de glúcidos y grasas.

Hay una relación inversa entre sus niveles y el sobrepeso, por lo que a mayor cúmulo de grasa (sobre todo grasa visceral), menor cantidad de hormona secretada. Es una hormona que mejora la sensibilidad a la insulina, estimula la quema de grasa, reduce los triglicéridos y tiene efecto antiinflamatorio. Sus niveles bajos se asocian a diabetes tipo II, problemas cardiovasculares e inflamación crónica general asociada. Por el contrario, unos niveles altos se asocian a un estado inflamatorio más favorable y niveles más altos de antioxidantes  (estudio).

Niveles bajos de adiponectina están asociados a mayor riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer (como el prostático, el de páncreas, el de mama o el gástrico entre otros).  La acción protectora de la hormona se debe tanto a efectos directos uniéndose a factores cancerígenos e inhibiendolos, como a efectos indirectos al reducir los niveles de insulina. Recordar que la insulina es una hormona anabolizante y que por tanto favorece el crecimiento de tumores. A través de la acción de la insulina se podría explicar en parte la relación entre la obesidad y el incremento de riesgo a padecer ciertos tipos de cáncer.

AdiponectinaLas mujeres presentan niveles más elevados que los hombres, y se reducen durante el embarazo. De hecho, sus niveles permiten prever el riesgo de desarrollar diabetes gestacional. Un estudio encontró que las mujeres con peso normal o sobrepeso, pero con niveles de adiponectina bajos, eran más propensas a la diabetes gestacional que las que presentaban sobrepeso pero tenían un nivel más alto de adiponectina. Así, medir los niveles de la hormona antes del embarazo podría ayudar a predecir el riesgo de diabetes gestacional. Esto ayuda a reducir la probabilidad de que el bebé se convierta en obeso y desarrolle diabetes en un futuro.

Como vemos en la foto, el ayuno incrementa las concentraciones de adiponectina. Un beneficio más del llamado  ayuno intermitente.

Se ha visto que una dieta rica en antioxidantes favorece la reducción de la inflamación crónica asociada a la obesidad. Esto conlleva un incremento en la producción de adiponectina. Por lo tanto, una dieta rica en frutas y vegetales, no ayudaría a perder grasa sólo por una cuestión calórica y de saciedad, sino también porqué mejoraría los niveles de inflamación y de adiponectina. Esto a su vez, mejoraría el estado de salud, previniendo así la aparición de ciertos tipos de cáncer. Las dietas con baja carga glucémica permiten también aumentar los niveles de adiponectina.

Desgraciadamente, unos niveles altos de adiponectina no son siempre beneficiosos. En un estudio se encontró que, en las mujeres, los niveles de adiponectina estaban inversamente relacionados con la probabilidad de sufrir demencia, principalmente Alzheimer. Es decir, a partir de cierta edad, que los autores del estudio la sitúan a los 60 años, el estar delgado con niveles de adiponectina altos incrementa el riesgo a padecer esta patología.

¿Como aumentar los niveles bajos?

Los estudios han demostrado que la mejor manera para aumentar los niveles de esta hormona, y por tanto de mejorar la salud, incluyen el ejercicio físico, y la dieta. En un estudio se demostró un incremento de la adiponectina basal (medida en ayunas) a un grupo de individuos que fueron sometidos a un entrenamiento de fuerza. Hubo mayor incremento en aquellos que tenían antecedentes familiares de diabetes tipo II y en aquellos que redujeron más grasa corporal.

También el consumo de resveratrol, contenido en la uva, nueces y bayas de color oscuro principalmente, aumenta los niveles de la hormona.

En cuanto a suplementos, hay un estudio “in vitro” que demuestra la efectividad de las llamadas “cetonas de frambuesa” en aumentar los niveles de adiponectina, favoreciendo la quema de grasas en células de tejido graso.

El consumo de un hongo llamado Champiñón del sol (Agaricus Blazei) también aumenta sus niveles y reduce los niveles de azúcar en sangre.

Otros post similares…

Recibe mis artículos en tu email!!!
Libre de spam.

¿Quieres saber cómo mejorar tu salud?

Suscríbete y recibe mis

post en tu email !!

Rellena el siguiente formulario para suscribirte.

Podrás darte de baja cuando lo desees.

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This