La melatonina es químicamente una indolamina que controla funciones endocrinas, neuronales y inmunológicas. Es conocida principalmente por su relación con el control del sueño y del ritmo circadiano. Sus acciones, sin embargo, van más allá debido a sus efectos antioxidantes, inmunoestimulantes y farmacológicos.

Tal como vimos aquí la síntesis de melatonina se da principalmente en el hipotálamo para mantener el ritmo circadiano. Su síntesis depende de la ausencia de luz: cuando la luz solar va menguando, la melatonina se empieza a segregar.

Sin embargo, se da síntesis en cualquier célula ya que se fabrica también en las mitocondrias. Este son los centros productores de energía celular. Esta síntesis es continua y no alterada por los ritmos circadianos. Es utilizada directamente por el tejido que la sintetiza, concentrándose a nivel mitocondrial y nuclear. Encontramos receptores para la melatonina en todos los tejidos.

Su síntesis sigue la misma vía que la del neurotransmisor serotonina a partir del triptófano. A partir de la serotonina, la enzima NAT (n-acetiltransferasa) forma n-acetilserotonina que se transformará en melatonina por acción de otra enzima. La NAT es la limitante en la síntesis de melatonina. Los factores que reduzcan la actividad de la NAT dificultarán la síntesis de melatonina. Aquí es donde juega un papel importante la luz ya que ésta (principalmente la frecuencia del color azul) la inhibe. El uso de betabloqueantes (medicamentos para reducir el ritmo cardíaco) también la inhiben.

A pesar de que se dice que las vitaminas del complejo B no se pueden tomar de noche (no sé de donde lo sacan), la B6 es indispensable para la acción de la NAT. De hecho, muchos suplementos para dormir la contienen para asegurarnos la activación de la NAT. También intervienen la disponibilidad de folato y de triptófano.

Podemos suponer que la administración externa de melatonina suprimirá la producción interna como ocurre con otras hormonas. Se ha comprobado que esto no ocurre.

Vamos a ver algunas de sus acciones y utilidades:

DESCANSO NOCTURNO

La melatonina endógena no altera el tiempo total del sueño ni actúa como hipnótico. Vendría a regular el ciclo vigilia-sueño, donde su producción bloquea los mecanismos que provocan víspera.

Por el contrario, el uso de melatonina exógena actuaría disminuyendo el tiempo de latencia de sueño y mejorando la calidad del mismo. Aunque también se reduce el tiempo total de sueño, la sensación subjetiva es de un mejor descanso ya que se reducen la duración y número de despertares nocturnos.

En este contexto puede ser útil para mejorar el descanso nocturno en pacientes afectados de dermatitis atópica (estudio).Mejora con una alta tolerabilidad el insomnio idiopático (causa desconocida) en niños (estudio).

Las dosis recomendadas para mejorar el sueño van de 0.5 a 5 mg, no encontrándose más efectividad por encima de esta dosis.

ANTIOXIDANTE

Es un buen antioxidante ya que ayuda a aumentar la expresión de los otros sistemas antioxidantes endógenos. Además, sus metabolitos también tienen propiedades antioxidantes.

Durante la síntesis de ATP (molécula que da energía) en las mitocondrias, se genera gran cantidad de radicales libres. La melatonina hace de antioxidante potente al inhibir directamente y en aumentar los niveles de la principal molécula antioxidante, el glutatión. Al mismo tiempo aumenta la expresión de la enzima glutatión peroxidasa.

En este estudio se ha visto que incrementa la producción de ATP (molécula de la que obtenemos energía) cuando las mitocondrias se someten a estrés oxidativo. Lo consigue mejorando el transporte electrónico (necesario para sintetizar ATP) y reduciendo el daño oxidativo. También realiza una función antiinflamatoria mitocondrial al controlar los niveles del gas ON (óxido nítrico) necesario para su funcionamiento normal.

Esta capacidad antioxidante la hace útil en enfermedades producidas por estrés oxidativo como el cáncer, las neurodegenerativas, las enfermedades cardiovasculares, o la artritis reumatoide entre otros.

En una enfermedad grave como la esclerosis múltiple, la melatonina presenta una acción antioxidante que puede implicar un menor daño destructor de la mielina. Al mismo tiempo mejora el sueño en los pacientes (estudio).

La melatonina aumenta la glutatión peroxidasa cerebral, que es la enzima antioxidante más importante a este nivel. De ahí que sea protector en enfermedades neurodegenerativas (estudio).

ANTITUMORAL

Diferentes estudios han encontrado relación entre un incremento de la incidencia de algunos cánceres y el trabajo nocturno o por turnos. Esto se relaciona con la alteración del ritmo circadiano y los niveles de melatonina. Los mecanismos antitumorales de la melatonina incluirían, entre otros:

  • Inhibición de la proliferación celular.
  • Inducción de la apoptosis.
  • Inhibición de las telomerasas. Son enzimas que permiten más divisiones del ADN.
  • Inhibición de la angiogénesis, de forma que se dificulta la llegada de nutrientes al tumor.
  • Interferencia con el receptor de estrógenos, de forma que reduce su síntesis. Esto la hace útil en cáncer de mama.

Diferentes estudios han reportado incremento en la esperanza de vida. También menores efectos secundarios debido al tratamiento, cuando se asociaba la ingesta de melatonina a éste.

Además de estos efectos, la acción directa sobre sus receptores MT1 disminuye el tamaño de células de cáncer de mama y de próstata. Sobre el cáncer de próstata, los estudios epidemiológicos indican que los varones ciegos, y los que viven en el ártico (donde hay pocas horas de sol), tienen menor incidencia de él.

Las dosis usadas en este caso son de 20mg de melatonina por la noche.

EFECTO FARMACOLÓGICO

Su uso nos permite tratar diferentes condiciones patológicas, bien por acción directa con sus receptores, bien debido a los efectos descritos anteriormente.

Su complementación podría ser útil en fibromialgia por el efecto antioxidante y el aumento en la síntesis de ATP.

En el Parkinson hay disminución del complejo I mitocondrial (de la cadena de formación de ATP). Esto implica incremento de radicales libres que destruyen la neurona y activan el sistema inmunitario, contribuyendo a eliminar más neuronas. La melatonina reduce este proceso por su efecto antioxidante.

En mujeres postmenopáusicas depresivas el uso de melatonina nocturna añadida a la fluoxetina diurna provoca mejoras en el IMC  comparado con fluoxetina sola (estudio). Esto significa un mejor control sobre la ingesta de alimentos.

SEGURIDAD

A pesar que su ingesta es segura y con pocos efectos secundarios, no se recomienda su uso durante el embarazo o la lactancia. Se ha visto que su ingesta justo después de la cena,  en personas con una variante genética del receptor 1b de la melatonina, que afecta al 50% de la gente, aumenta el riesgo a padecer diabetes tipo II. Por lo tanto, hay que dejar un tiempo prudencial de dos horas entre la cena y su ingesta.

Paradójicamente, tener niveles reducidos de melatonina nocturnos, también incrementan el riesgo a padecer diabetes tipo II.

La información contenida en el blog es a título informativo.

En caso de necesidad consultar con un profesional de la salud.

Otros post similares…

Recibe mis artículos en tu email!!!
Libre de spam.

Pin It on Pinterest

Share This

¿Quieres saber cómo mejorar tu salud?

Suscríbete y recibe mis

post en tu email !!

Rellena el siguiente formulario para suscribirte.

Podrás darte de baja cuando lo desees.

You have Successfully Subscribed!